Tomo nota

(Entrada escrita el 8 de junio de 2010)

Desde siempre se habla mucho, y demasiadas veces mal, de los jóvenes: no sé si se trata de una costumbre o de una necesidad generacional de autoafirmación (por esa mitificación de la edad perdida). El caso es que la juventud tiene mucho que decir, mucho que aportar, y ahora más que nunca tiene los medios para poder hacerlo.

Mi trabajo no deja de sorprenderme y puedo decir que no hay día en el que no aprenda algo nuevo. Como muestra un botón. Se trata de un alumno de 2º de bachillerato que en estos días afronta la selectividad con buena cara, con una actitud que para sí quisieran muchos mayores.

Anuncios